Nota de prensa

Enda América Latina. Alejandro Pulido.

12 de febrero de 2019.

El pasado jueves 7 de febrero, en el auditorio de la Personería de Bogotá, se socializaron los estudios preliminares de diseño para la ampliación del relleno sanitario doña Juana, consistentes en la construcción de dos terraplenes y un muro en la zona del relleno que limita con la avenida Boyacá, para elevar su altura de llenado y aumentar su capacidad de almacenamiento.

De acuerdo con Juan Rodríguez, ingeniero de proyectos de Geocing SAS, la firma consultora del estudio, después de haber hecho varios estudios geotécnicos e hidrogeológicos, llegaron a la conclusión de que la opción técnica para alargar la vida útil del relleno en su área de 172 hectáreas, es construir estructuras de terraplenes para aumentar el volumen de llenado del relleno.

No obstante, varios líderes sociales del sur de Bogotá que han padecido los graves impactos generados por la inadecuada operación del relleno, manifestaron su desconfianza, por los malos antecedentes que han tenido las anteriores propuestas técnicas realizadas. Lo que ha significado derrumbes, malos olores, desbordamiento de lixiviados entre otros. También los asistentes recalcaron en que no se ha hecho énfasis en el reciclaje, en construir alternativas económicamente viables para que se aprovechen los residuos en la ciudad, por lo que la propuesta de la UAESP ha sido enterrar los residuos para el beneficio económico de algunas empresas. Maya Pinzón, líder ambientalista, manifestó que el problema de fondo estaba en la falta de políticas públicas en materia de residuos sólidos que pongan a las comunidades antes que a los negocios.

La propuesta presentada, también generó suspicacias por parte de varios líderes de Mochuelo alto, una de las veredas vecinas al relleno, quienes manifestaron que la alcaldía actual está pretendiendo mostrar resultados con este caso cuando tiene unos meses para acabarse, y aparentemente quiere dejar contratos de construcción “amarrados”, con una opción técnica que necesita mayores criterios técnicos y mucha más participación ciudadana.

Angela Bobadilla, personera delegada para el hábitat y los servicios públicos, logró comprometer a los funcionarios de la UAESP, la procuraduría, la consultora y otras entidades, acompañada por varios líderes comunitarios para hacer seguimiento al proceso técnico para la ampliación de la vida útil del relleno sanitario de doña Juana. Se llevará a cabo una próxima reunión de seguimiento  con dichos actores en las propias instalaciones del relleno.

Fotografía realizada por uno de los lideres sociales que asistieron al evento sobre una de las imágenes mostradas en la presentación de GEOCING SAS.